¡Lo siento, no se encontraron publicaciones!

Filtrar

  • No hay categorías

¿Necesitas inspiración?

Hemos desarrollado un interesante buscador donde puedes colocar una palabra o frase cualquiera y ver, automáticamente, qué han escrito sobre ella algunos autores muy interesantes (clásicos y no). Estamos trabajando duro para aumentar la cantidad de obras y autores.

Buscar
Generic filters

Prueba con algo como: contrarrelojamantePicassolímitejirafafantasíacosmosÁfricalogística

En ESTE LINK tenemos un buscador más cómodo.

Al azar

Núñez_de_Arce

Don Juan, dócil al consejo que en el mal le precipita como el hombre que medita un crimen, esta perplejo bajo el ceñudo entrecejo rayos sus miradas son y con sorda agitación a largos pasos recorre de la maldecida torre al imponente salón.

Gaspar Núñez de Arce

Ngũgĩ wa Thiong’o

Llego a la primera hilera de casas. Ante la escasez de hombres, que se han echado al monte o están entre rejas, las mujeres han tenido que sumar nuevos roles a los de siempre: alimentar y vestir a los niños, ir a por agua, tra- bajar en el campo, alargar la mano para cobrar una paga exigua y construir. Construir casas nuevas. Convertirlas en nuevos hogares. No tienen tiempo ni para inspeccio- nar el fruto de su trabajo. Hace falta un extraño, como yo, para ver aquello que ellas no alcanzan a ver. Todas las chozas están a medio construir, unas más avanzadas que otras. Milicianos armados patrullan los senderos del nuevo asentamiento.

Ngũgĩ wa Thiong’o, En la casa del intérprete

julio verne

Se ha dicho que la locura es un exceso de subjetividad, es decir, un estado en el que el alma se entrega demasiado a su trabajo interior y poco a las impresiones que vienen de fuera. En Tomás Roch esta indiferencia era casi absoluta. No vivía más que dentro de sí mismo, presa de una idea fija, cuya obsesión le había llevado donde estaba. Difícil, pero no imposible, era que se produjera una circunstancia, un contragolpe que le «exteriorizase», para emplear una palabra bastante exacta.

Julio Verne, Ante la bandera 

Stendhal

El hombre que no ha amado apasionadamente ignora la mitad más bella de la vida.

Stendhal

murakami

Ella posó sus manos sobre mis hombros y se quedó mirándome fijamente. En el fondo de sus pupilas, un líquido negrísimo y espeso dibujaba una extraña espiral. Las pupilas permanecieron largo tiempo clavadas en mí. Después se puso de puntillas y acercó su mejilla a la mía. Fue un gesto tan cálido y dulce que mi corazón dejó de latir por un instante.

Haruki Murakami, Tokio Blues 

giacomo leopardi

Quizás el camino más directo para conquistar la fama sea afirmar con seguridad y pertinencia y, por cuantos medios sea posible, el haberla conquistado.

Giacomo Leopardi

Onetti

El que pretende dirigirse a la humanidad o es un tramposo o está equivocado.

Juan Carlos Onetti

maria luisa bombal

¡Qué absurdos los hombres! Siempre en movimiento, siempre dispuestos a interesarse por todo. Cuando se acuestan dejan dicho que los despierten al rayar el alba. Si se acercan a la chimenea permanecen de pie, listos para huir al otro extremo del cuarto, listos para huir siempre hacia cosas fútiles.

María Luisa Bombal, Las islas nuevas 

khail jibran

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche viene una aurora sonriente.

Gibran Jalil

murakami

Una semana después aún no había recibido noticias suyas. No la vi en las clases de la universidad, ni me llamó. Cada vez que volvía a la residencia miraba si tenía algún recado, pero no me había llamado nadie. Una noche, para cumplir mi promesa, intenté masturbarme pensando en Midori, pero no resultó. No me quedó otra solución que, a medias, sustituirla por Naoko, pero ni siquiera la imagen de Naoko fue de gran ayuda. Acabé sintiéndome estúpido y desistí. Me tomé un vaso de whisky, me lavé los dientes y me acosté.

Haruki Murakami, Tokio Blues